La vulgaridad que también somos #Cinéfila

Sin mover los labiosCarlos Usuna– Colombia 

Móik Samudio

 Esta película seguramente no le va a gustar; la va encontrar rara, desagradable, aburrida. Pero no la juzgue tan rápido, dele tiempo a ser digerida, no se salga del cine, no se duerma, quédese atento. Lo que esta presenciando es tal vez una de las producciones más genuinas, sicóticas, satíricas y paródicas que ha hecho un director colombiano en compañía de los actores de las telenovelas con las que crecimos. Esos actores no parecen los mismos que vemos en la pantalla chica (que ya no son tan chicas y que ya no vemos).

sin mover los labios

Carlos el director de la película, Carlos el protagonista de esta historia, es el típico cuarentón ultra-dependiente que no se ha ido de la casa de su mamá, trabaja en un call-center y en las noches es ventrílocuo. Parece siempre con una máscara neutra; no sonríe, no se enfada, no llora, no mueve los labios, es el muñeco de la historia del otro Carlos, el director.

Vemos como llega a su casa, descarga sus cosas, se arma un sánduche, pasa por encima de su mamá que está tirada en la mitad de la sala, y mira la telenovela. Con cada corte el sánduche sigue con un solo mordisco a pesar de las masticadas del protagonista. ¿Error de continuidad? O, un juego con la discontinuidad. “Estas son las películas que me gustan, donde no me responden todo, dónde nada tiene explicación”.

sin mover los labios2

El alto contraste y la nitidez del blanco y negro dejan ver las arrugas más pronunciadas, los gestos más vinagres, incluso las risas parecen más estruendosas, es el escenario ideal para que se divierta el sicópata y el patético.

Llena de humor negro, que es como decir verdades dichas de manera inteligente y divertida. Una historia que no podría pasar en un lugar distinto a Colombia; un protagonista vulgar, frió y grosero con cada mujer de la historia, peleas de machete, gallos, sangre, ridículas telenovelas y personajes perturbados por exceso de pasado y sin deseos de futuro.

Para Antanas Mockus la película es el “mosaico de los seres colombianos” y dice “da mucho que pensar, sobre todos si queremos entender qué somos los colombianos y pa´ dónde vamos” y más si aceptamos sin pudor la vulgaridad que también somos. ¿Y por qué Mockus está hablando de cine?, pues a su director le pareció que un personaje como él, que se ha reído tanto de nuestra vulgaridad sería idóneo para comentarla.

 

*La puede ver en el Colombo  Medellín-Colombia.