Así voy por La Boca

La Boca es un barrio totalmente estigmatizado,cuando digo que voy para allá las personas me miren y me hablan como si fuera un campo minado (de nuevo las similitudes con Medellín). Pero en realidad es un barrio acogedor, con muchos niños, perros, bicicletas de un lado a otro, con poco ruido y muy familiar.

Cerca está Caminito, la famosa calle, llena de turistas todos los días, lo que me pareció más curioso fue ver como los “bailarines” de tango, ya son fotógrafos, no bailan nunca y esperan que los turistas se tomen fotos con ellos, yo podría trabajar así…Igual la gente se saca fotografías.

Después está el Riachuelo, que hace ver más pintoresco el lugar, me quedo mirándolo y veo como la gente se queda estática con su presencia… Pienso entonces que todas  las ciudades deberían tener un lago, para que  los habitantes escupan sus penas…

A dos cuadras está el estadio del Boca Juniors, que parece buscando espacio para acomodarse bien entre la cantidad de casitas que tiene al rededor.

Al final,  para encontrarse con las mejores cosas hay que caminar más allá de lo evidente, fue así como hallé  paredes intervenidas por graffiteros famosos de todo el mundo, me encantaba fotografiar esas imágenes que solo había visto en la Internet y ahora yo podía publicar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Buen viaje a todos!

Carga de paz en Bolivia

La entrada a Bolivia no fue tan fácil como creí, en Desaguadero (frontera con Perú) el policía de migración hizo que sintiera todas las rabias que normalmente no siento, si no fuese por la pintura natural que tenía  frente a mis ojos (nevado, Titicaca y vegetación) seguro ya tendría vacío el gas pimienta.

Después de librarme de esto, me tomé un té de anís para volver a sentir mi cuerpo helado, anduve en taxi cholo o trici como les dicen en Dasaguadero a unas carretillas en forma de triciclo que conduce un hombre del lugar por los alrededores, uno de estos señores me hizo dos preguntas que me hicieron sentir muy mal: – Señorita, ¿habla usted Aymará?… Aaaa.  – Entonces algo de Quechua?…Aaaa. Yo me dije lo mismo aaaa, que mal estoy . Me voy a La Paz.

En La Paz me encontré con una familia, don Orlando y doña Elvira, excelentes anfitriones, me llevaron a recorrer cada callecita y me enseñaron el significado de cada cosa que vendían las cholas (o mujeres de pollera, ahora les dicen así porque el nombre Chola empezó a ser utilizado de manera discriminatoria. Yo igual prefiero decir chola, es más bonito). Ellas venden las cosas más curiosas, como los sullus, que son varios artefactos simbólicos que se han conservado por años para realizar rituales, algunos son los fetos de las llamas, bastante llamativos y grotescos que los entierran al inicio de cada construcción y creen que así el lugar tendrá cimientos fuertes, las artesanías en barro para amarrar  a la pareja y por supuesto bolsadas, mejor, costalados de hojas de coca.  Ande por aquí y por allá. Vi a varias personas campando para exigir justicia por sus familiares desaparecidos en los últimos gobiernos, bandas marciales y luces por la avenida 16 de Julio que anunciaba la víspera de las fiestas patrias.  En la Prado, una plaza afuera de la Universidad de San Andrés (una de las pocas universidades públicas en Bolivia) vi como los estudiantes  ensayaban los bailes típicos  del país, como Chacarera y Morenada, para sus presentaciones en las fiestas. Para mi fue toda una sorpresa esta situación, ver tantos jóvenes bailando los ritmos de su país.

Después me esperaban 4000 mt de altura en el Alto de la Paz,  todo para conocer la esperada casona del Teatro Trono. Reconocí a Luis a la distancia, ya lo había visto en el Encuentro de Nuestra Gente hace unos meses, él me dio todo el recorrido, una casa de ensueño para crear. Toda hecha en material reciclado, con una base que simula una mina, un espacio para la radio, para comunicaciones, para danzar, pintar, incluso para meditar, lo tiene todo. Para sentir su energía sobran las palabras, un espacio para la entera creación.

Después de esta recarga de buena energía, el camino me llevaba directo a Argentina, allí donde debo parar…Por lo menos por unos meses.

Unos pedacitos de Perú

Vichama Teatro, las motoratones (principal medio de transporte en Villa de salvador-Lima), las calles y mi primer encuentro visual- directo- físico con el lago Titicaca.

[vimeo 46845095]